16/10/09

Paraíso del porno

¿Quién puede hacer un video porno en el centro comercial Sambil?
En Venezuela el porno se ha convertido en una válvula de escape para personas mayores, hombres y mujeres, niños, niñas y adolescentes. Tengo la impresión, y esto es sólo una impresión, no he hecho una investigación para comprobarlo, de que cada vez son más y más las personas que se graban teniendo sexo.

¿Por qué lo digo? Pues porque cada vez son más y más las páginas y blogs de contenido erótico con material 100 por ciento criollo. Dentro de poco no sólo nos conocerán por el petróleo, el beisbol y las misses, sino también por el porno made in Venezuela. Debo confesar aquí que me he sacrificado y he paseado por ese tipo de páginas de vez en cuando. Yo no soy un adicto a la pornografía, ¡ojo!, lo veo más bien como una investigación antropológica de las nuevas costumbres sexuales del venezolano.

Y es una investigación antropológica sumamente cómica y graciosa. Es increíble la cantidad de barbaridades que dice la gente en ese momento cumbre antes de llegar al orgasmo. También es increíble la cantidad de videos en lugares donde uno pensaría que la decencia debe estar a la orden del día, como el centro comercial Sambil. ¿Quién puede hacer un video porno en el centro comercial Sambil? Obviamente unas personas muy valientes e inconscientes.

El celular con cámara se ha convertido en la herramienta preferida para estos exhibicionistas modernos. Cualquier sitio es bueno para hacer una xxx casera. Todos han caído en la tentación, desde personas comunes y corrientes, hasta artistas y periodistas.

Pero mi investigación antropológica ha dejado como conclusión que hay que tomárselo con calma, si se quieren grabar, háganlo, pero protejan ese material. Como dice una pagina web a manera de advertencia: "No dejes tu video de sexo pagando porque terminará aquí".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada