15/1/14

Las bandas criminales son el ejército de ocupación

Por: Jesús Antonio Petit da Costa
Las bandas criminales son los instrumentos del terrorismo de Estado que practica Cuba en Venezuela para sostener el gobierno títere.
En la URSS y sus países satélites la delincuencia común siempre estuvo bajo control. No se veía, porque prácticamente no existía. En China, Vietnam y Cuba sucede lo mismo. Más aún en Corea del Norte. En los países comunistas se trata al delincuente común como un enemigo del sistema. ¿Porqué en Venezuela la implantación del comunismo ha venido acompañada de una delincuencia desbordada? Hay una explicación política muy sencilla.
Aquí el comunismo es una consecuencia de la entrega de la soberanía a Cuba. Es un acto de traición a la patria cometido por el difunto y sus secuaces. El comunismo nos llega por la vía de la traición con la sumisión voluntaria a Cuba, en la persona de su Casa Real. No fue por una rebelión cívico-militar que, como en la URSS y Cuba, eliminó la fuerza armada existente y la sustituyó por un ejército comunista. No fue tampoco por una invasión militar que, como en los países satélites de Europa Oriental, liquidó el ejército nacional sustituyéndolo por otro subordinado al mando del invasor.
Al tratarse de una traición el comunismo no contaba de entrada con el respaldo de la FAN ni del pueblo. Había entonces el peligro de una rebelión cívico-militar que derrocara a los traidores, por cuanto subsistía la misma fuerza armada que venía de la democracia y prevalecía en los civiles los valores sembrados por la tradición democrática de 40 años. Por ello los traidores decidieron organizar y armar a los delincuentes, tal como lo hizo Hitler con la SS, convirtiéndolos en defensores de la revolución. Con ellos constituyeron los Círculos Bolivarianos, encargados de crear un clima de terror. Así comenzó a practicarse el terrorismo de Estado.
La rebelión cívico-militar de 2002 demostró que efectivamente el comunismo importado por la traición no tiene raíces nacionales. No cuenta con la adhesión del pueblo. Y demostró además la ineficacia de los Círculos Bolivarianos, a pesar del genocidio de Puente Llaguno. No fueron estos los que regresaron el difunto a la presidencia. Fueron los militares que le siguieron fieles, olvidando para su desgracia que un jerarca comunista no practica la lealtad ni el agradecimiento. Allí está la prueba más reciente: el general tío del tirano de Corea, condenado a morir descuartizado por perros hambrientos, después de haber sido el que ayudó al sobrino imberbe a consolidarse en el poder.
Como resultado de esta experiencia la monarquía comunista cubana, que ejerce el poder real, convino con sus títeres en Venezuela en proceder a la organización de bandas criminales, las cuales han sido armadas y entrenadas por cubanos, etarras, árabes y militares traidores. Se las llaman “colectivos”. La mejor descripción está en el libro “El Palestino”, escrito por un periodista español que se infiltró en sus filas. Estas bandas criminales dominan territorio dentro de las ciudades, en los cuales ejercen la autoridad con anuencia del gobierno títere. En estos territorios está prohibido el acceso a los demócratas. En el campo actúan los “boliches” o guerrillas bolivarianas, formados militarmente por las FARC. No lo inventamos. Está narrado en publicaciones y reportajes de prensa.
Así, pues, los criminales están organizados militarmente para servir de ejército de ocupación de Cuba en Venezuela. Cuentan hasta con una brigada motorizada integrada por miles de delincuentes con motos. Son el ejército cubano en territorio nacional. Tiene por misión enfrentar a la FAN en caso de rebelión contra la ocupación cubana. La posibilidad de esta rebelión no ha sido descartada porque no ha concluido el proceso de adoctrinamiento y sometimiento de los militares. Aún quedan resabios nacionalistas y democráticos. La otra misión es la de disuadir la rebelión civil infundiendo el terror.
El aforismo: “ejército ocioso, ejército delincuente”, se cumple en este caso. Ante el hecho de que la FAN y la MUD han aceptado el sometimiento a Cuba y han reconocido al gobierno títere, las bandas criminales que forman el ejército de ocupación están ociosas. En esta situación dan rienda suelta a su estado natural de criminales. Y lo hacen porque se saben sostén del gobierno títere, puesto que todo gobierno títere se sostiene en el ejército de ocupación. Por ello todos los criminales se sienten gobierno, actuando con impunidad.
En las bandas criminales, usándolas como ejército de ocupación, se sostienen Cuba y su gobierno títere ante la pasividad de los militares. Sólo con la liberación nacional se podrá desarmarlas y liquidarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada